Rugby

Comprar balón de rugby

Para comprar un balon de ruby debemos tener varios terminos claros, no podemos tomar ciertas decisiones a la ligera puesto que más adelante iremos  viendo que puedes ser un factor decisivo para la práctica de nuestro deporte favorito, en nuestra web nos hemos decantado por enseñarte los mejores balones de ruby baratos para que elijas el que más se adapte a tus necesidades

El balón de rugby es entre los balones más propio y también inconfundible por su forma ovalada. El balón con que se juega al Rugby por norma general tiene las próximas dimensiones:

Largo: doscientos ochenta a trescientos mm.
Elipse: setecientos sesenta a setecientos noventa mm.
Circunferencia máxima: quinientos ochenta a seiscientos veinte mm.
Peso: cuatrocientos a cuatrocientos cuarenta gramos

Si bien existen diferentes tallas de balones conforme la edad de los jugadores:

– T3: de cinco a nueve años
– T4: de diez a catorce años
– T5: quince años y más

Existen diferentes géneros de balones de rugby conforme el uso:
OCIO/APRENDIZAJE ENTRENAMIENTO COMPETICIÓN
– Necesidades: coste, resistencia, diseño. – Necesidades: agarre (toque), estabilidad, vivacidad, diseño. – Necesidades: agarre++, estabilidad++, precisión++, vivacidad++, diseño.
Talla: 1 y de tres a cinco. – Talla: de tres a cinco. – Talla: cinco
COMPOSICIÓN Y TECNICIDAD DEL BALÓN DE RUGBY
El balón de rugby se compone de tres partes:
Los paneles Capas Laminadas Cámara
– Cosidos a mano. -Los componentes: de dos a cuatro capas de poliéster (de alta gama) o de poliéster/algodón pegadas. -Butilo: materia sintética, genial conservación de la presión.
– cuatro paneles con pequeños picos en la superficie para el agarre. -El revestimiento: de caucho para la resistencia. De PVC por el coste y el confort. De TPU + espuma para la flexibilidad. De PU: más agradable (competición), más durable, reiteración de los golpes. -Látex: natural, poroso, económico mas se desinfla.
-Funcionalidades: rebote, vivacidad y respeto de la trayectoria.

INFLADO DEL BALÓN DE RUGBY
La presión ha de estar entre cero con sesenta y cinco y cero con siete bares o bien nueve,5 y diez,0 PLS.

Consecuencias de un balón…
– poco inflado: no esférico, sin rebote perfecto, blando
– sobreinflado: muy desfigurado, costuras que revientan.

Historia del Balon de rugby

Probablemente, prácticamente todo el planeta que coge por vez primera un balón de rugby se hace exactamente la misma pregunta, ¿por qué razón es ovalado? Es una pregunta común entre todos y cada uno de los rugbiers y estamos seguros que poquísima gente os ha podido solucionar esa incógnita. ¡Comenzamos!

William Gilbert (mil setecientos noventa y nueve-mil ochocientos setenta y siete) era un zapatero inglés. En aquellos años, los zapatos eran artículos de gran lujo que no todo el planeta se podía permitir; la gente solo se los cambiaba cuando ya no tenían arreglo y eran precisos unos nuevos. El señor Gilbert vivía cerca de la Public School, donde tenía su pequeña tienda en el número cinco de la calle St. Mattew de Rugby, Inglaterra.

Al estar tan cerca de la escuela, fue el primero en percatarse de la nueva modalidad de futbol que se había puesto de tendencia y fue el primero en ver la ocasión de hacer negocio. Es verdad que Gilbert no fue el inventor de la pelota ovalada mas sí el que ideó una pelota simple de transportar, de jugar con ella, de poderla pasar con mayor eficiencia, etcétera Al ver que ahí había negocio comenzó a pasear y recorrerse todas y cada una de las casas de campo para lograr pieles de animales para poder hacer balones; no era una labor fácil puesto que no todas y cada una de las pieles servían para hacer pelotas.

Gilbert proseguía una serie de pasos para hacer los balones:

Recortar el cuero en 4 piezas.
Coserlos
Dejarlos secar.
Introducir una vejiga de cerdo.
Inflar el balón con aire, lo hacía a pulmón desde una boquilla de pipa. En esa temporada no había ningún procedimiento diferente de hacerlo.
Cerrar el agujero con un cordón de tino.
De esta manera el balón no quedaba precisamente redondo, sino tenía una forma ovalada, mas todavía no tenía la manera actual.

En mil ochocientos sesenta, el químico británico Hables Hanson Greville Williams descubrió que el caucho natural era un polímero del monómero isopreno y sobre el mil ochocientos setenta el caucho reemplazó a la vejiga.

En esos años, Richard Lindon, artesano de la población de Rugby, ideó la primera cámara de aire hecha de caucho que se usó en una pelota de rugby. Al comienzo no tenían mercado y no se vendían, en tanto que las pelotas elaboradas por Gilbert eran bien conocidas y tenían buenísima fama, mas el invento de Lindon fue mejorado por Mac Intosh & Co, de tal forma que su aceptación fue buenísima.

Once años después del descubrimiento del caucho natural, en mil ochocientos setenta y uno, se creó la Rugby Football Union, y se comenzó a hacer un reglamento para intentar ponerle unas medidas precisas al balón y hacerlo oficial. Con el paso del tiempo, la diferencia entre el balón de rugby y el de futbol era cada días un poco más claro. Con los años, el balón de futbol iba adquiriendo una redondez más perfecta al paso que el de rugby iba acentuando su forma ovalada con el tiempo.

El primer partido internacional de la historia del rugby -y en el que se usó un balón ovalado– fue entre las elijas de Escocia y también Inglaterra, el veintisiete de marzo de mil ochocientos setenta y uno en el campo de la Academia de Edimburgo (Reaburn Place). El match fue de 2 unas partes de cincuenta minutos, y los dos equipos tenían veinte jugadores en el campo. Ese encuentro lo ganaron los escoceses.

Con los años, la fabricación de pelotas de rugby fue asociada a la marca Gilbert, puesto que esa empresa le dio su nombre al balón ovalado. En mil ochocientos setenta y siete murió William Gilbert, mas la compañía no dejó de fabricar puesto que era dirigida por el sobrino de este, James Gilbert (mil ochocientos treinta y uno-mil novecientos seis), joven muy querido por los primeros rugbiers y bien conocido en la urbe puesto que tenía una capacidad pulmonar espectacular: James era el que inflaba las pelotas en los partidos más esenciales del país.

En mil ochocientos cincuenta y uno, la compañía era tan grande, tan famosa y se había expandido tanto que decidieron hacer una pequeña exposición de sus productos en la Gran Exposición de la Industria (Londres, mil ochocientos cincuenta y uno). En esa exposición presentaron la pelota “Match”, que prosigue exhibiéndose en el Museo Gilbert. Era un balón más grande y su forma era menos ovalada que los presentes.

Con los años, al balón de rugby le fueron alterando algunos puntos que debían prosperar a fin de que este fuera mejor. Al coger día tras día que pasaba una forma más oval, a los rugbiers les dejaba progresar la técnica de pase y patada a palos.

En mil novecientos seis murió James Gilbert, su hijo James John (mil ochocientos cincuenta y seis-mil novecientos diecisiete) cogió las bridas del negocio. Cuando James John murió, se encargó de la compañía otro Gilbert, asimismo llamado James; era la cuarta generación que se hacía cargo del negocio. James era trabajadorcísimo, perfeccionista y no deseaba que las pelotas Gilbert perdieran su excelencia. Merced a su visión para los negocios consiguió exportar los productos de la compañía a países como N. Zelanda, Suráfrica y Australia, y verificaba cada pedido que se hacía desde aquellos países a fin de que fuesen las mejores pelotas Match. Con el paso del tiempo, los diferentes descendientes de James III prosiguieron exactamente la misma línea de trabajo hasta llegar a la actualidad.

Esta es la historia de nuestro balón, de su forma y de sus mejoras con el paso del tiempo. Cuando tengáis un balón ovalado, y más si es Gilbert, recordad todo cuanto habéis leído, toda la historia que hay tras ese pequeño pedazo de cuero, su nacimiento y recorrido, y lo mucho que han luchado sus autores a fin de que el rugby sea unos de los deportes más esenciales del planeta.

Mostrando 1–20 de 41 resultados